El empresario remarca que el Gobierno reaccionó rápido brindando ayuda a los sectores más necesitados pero que el foco debe estar en la generación de empleo. Plantea una pospandemia difícil en lo económico.

Pablo Paladini, uno de los líderes del frigorífico Paladini plantea los desafíos que enfrentará la Argentina en la pospandamia pero a la par se muestra optimista con la posible llegada de inversiones con la mirada puesta en el sector exportador de alimentos. A continuación la visión del empresario argentino.

Periodista: ¿Cómo está atravesando su empresa la pandemia?
Pablo Paladini: Nosotros somos una alimenticia y por eso desde el comienzo de la cuarentena estuvimos exceptuados. Internamente nos encontró mucho más preparados que a otras empresas porque al producir alimentos teníamos un montón de normas sanitarias ya implementadas para salvaguardar la inocuidad de todo el proceso productivo. En este contexto trabajamos, a través del Comité de crisis de la firma, el cual presido, en una serie de medida tendientes a la comunicación y la toma de consciencia por parte de los empleados. Al principio había mucho miedo y luego eso fue bajando, en paralelo también buscamos instalar la idea que sean responsables fuera del trabajo, que cumplan con el aislamiento social y afortunadamente todo está funcionando muy bien. Hubo una muy buena respuesta por parte de nuestro plantel de trabajadores, además en un marco de crisis económica, donde veían que muchas personas se quedaron sin ingresos o trabajo estable. Paladini incluso pagó sueldos por adelantado para llevarles tranquilidad a todas las familias y eso muy valorado y hasta tuvimos el nivel de ausentismo más bajo en años.P.: ¿Cómo cree que será la pospandemia? ¿Es optimista?P.P.: Yo creo que el empresario argentino es optimista por naturaleza, porque sino le pondría el cartel de venta a su compañía y no lo hace. También es cierto, que veo una salida muy complicada, estamos ante un año extremadamente complejo, en el que hay una real baja del poder adquisitivo y la inflación se va disparar en los próximos meses. Mucha gente va a quedar con graves problemas económicos porque también la salida de la pandemia no es tan sencilla. Por ejemplo, habrá gente que pueda volver a abrir su negocio, pero lo podrá hacer solo al 50%, con costos altísimos y sin poder desvincular empleados hasta diciembre. No sé si la apertura a veces no es peor que seguir cerrados. Por otro lado, veo muy favorables los avances que está intentando el Gobierno para renegociar el pago de la deuda y eso va redundar positivamente no solo en el mercado interno sino también en posibles inversiones que puedan llegar a la Argentina.

P.: ¿Son suficientes las ayudas que el Gobierno está brindando a empresas y a trabajadores en este marco tan complejo que plantea?

P.P.: No tengo duda de que el Gobierno está haciendo un esfuerzo muy grande pero lamentablemente no puede llegar a todos y eso va a seguir sucediendo. Esto se da por la propia burocracia del cumplimiento de los requisitos que se piden y también porque mucha gente no tiene todo en regla como debe ser. También es cierto que la ayuda le llegó a muchas personas, pero no todo alcanza. Yo estoy convencido que la gente quiere trabajar, no vivir de un subsidio. El Gobierno reaccionó rápido en brindar ayuda, pero no se debe perder el foco en que todos tengan oportunidad de tener un empleo y salario digno.

P.: ¿Cuál cree que es el combo ideal que necesita el empresario argentino para volver a mover la rueda productiva?

P.P.: Creo que lo más importante hoy a solucionar y no solo para el empresario sino para la economía en general es la inflación. Y eso solo se logra generando confianza. La inflación es netamente una consecuencia de lo que está sucediendo en la economía y por supuesto que esto no es de ahora, es un problema que se viene arrastrando hace décadas. Llegó el momento de que se trabaje en forma ordenada, estableciendo pautas claras y de esa manera irá bajando paulatinamente, es la única manera. La inflación es el claro ejemplo de que la gente no tiene confianza en las cosas que estamos haciendo como país. No es solamente la emisión monetaria o si el dólar sube o baja creo que hay que establecer medidas claras para salir adelante. Y por supuesto todo eso redundará en un mejor clima de negocios.

P.: Algunos analistas prevén que tras la pandemia surgirán oportunidades de negocios para sectores ligados a la exportación de alimentos ¿Cómo lo ve?

P.P.: Creo que en nuestro sector puede haber muy buenas oportunidades en cuanto a inversiones o adquisiciones de compañías. Hay activos en dólares que realmente están muy baratos Estimo, que si el Gobierno termina arreglando el tema de la deuda externa, pueden venir interesantes inversiones y a partir de ahí puede haber una excelente proyección a futuro con el tema exportaciones. Nuestro país tiene un potencial muy grande, obviamente en exportación de granos, eso ya está claramente demostrado, pero también en carne vacuna y con la carne de cerdo se está haciendo un muy buen trabajo desde el sector para ganar mercado. Son rubros en los que pueden llegar inversiones siempre pensando en los envíos al exterior.

Fuente:Ambito Financiero

Nota:Yanina Otero.

SI QUIERES PUEDES DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre