Mientras que numerosos productores mantienen en silobolsas la producción de granos, intentando con ello que el gobierno devalúe y obtengan mayores beneficios económicos, otros intentan pasar sus productos ilegalmente por la frontera, en este caso hacia Bolivia, donde el producto tiene un mayor precio actualmente que en el mercado argentino.

Un nuevo caso se detectó de esta maniobra ilícita, cuando efectivos de Gendarmería controlaron un camión en la ruta nacional 34, en el norte salteño, en el que se transportaban más de 38 toneladas de soja en granos sin la correspondiente documentación.

Los gendarmes secuestraron el vehículo y la mercadería, por encontrarse en infracción a la Ley 22.415 “Código Aduanero”.

El caso ocurrió el fin de semana, mientras efectuaban tareas de controles viales a la altura del kilómetro 1.466 de la Ruta Nacional N° 34, personal dependiente del Escuadrón 54 “Aguaray”.

Al solicitar al conductor del rodado la documentación de la carga, los uniformados detectaron que las patentes no contaban con cartas de porte electrónicas activas, por lo que procedieron a realizar un control físico del cargamento.

Los funcionarios constataron que se trasladaban bolsones con granos pero no coincidía con lo detallado en los documentos, como así también que el pesaje excedía lo declarado.

Intervinieron en el hecho la Unidad de Delitos Económicos de Orán, AFIP- DGA Delegación Pocitos y la Fiscalía Federal de Tartagal, quien dispuso el secuestro de los rodados y el decomiso de la totalidad de la mercadería, la cual se trataba de soja entera por un peso de 38.560 kilos.

SI QUIERES PUEDES DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre